Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2012

Era el prototipo de principe que esperaba en mi cuento de princesas.

De alguna extraña manera, yo sentía que era él. Era él, el que me iba a sacar de esta. Recuerdo el primer día que te conocí.. Jamás creo que pueda olvidar ese día. Te acercaste lentamente a mi y acto seguido, dijiste tu nombre. No creía en los flechazos hasta entonces. Creo que me enamoré de tu voz, sí, fue eso. Fue instintivo. Simplemente me encanta. Aún puedo sentir esos nervios al estar a tu lado, esa sensación de que no sabes que decir, y el tiempo juega en tu contra. Esa necesidad de querer verte y no poder. Ganas de ir corriendo hacía a ti y abrazarte. Dos meses, dos putos y jodidos meses he estado detrás de ti. Como una tonta. Queriéndote en silencio. Y hasta ahora no me di cuenta que estaba jugando a hacerme daño.. Intenté no perder ninguna oportunidad contigo, pero hay una cifra que nos separa. Y ante eso, no puedo hacer nada. Sabía que nunca llegaríamos a nada, pero.. La ilusión es lo último que se pierde. Lo he intentado, de todas las maneras posible, aunque quizás no lo suficiente. Ya no tuve la suficiente fuerza para seguir adelante. Adelante en algo que era imposible. A veces, hay que saber cuando rendirse. Así que, el cuento de princesas se acabó.  Pero está vez no comieron perdices, él se fue en su caballo blanco y ella...
''Ella se encerró en su torre, y se olvidó del él para siempre.''

No hay comentarios:

Publicar un comentario